Es una técnica milenaria que se basa en la localización de puntos reflejos ubicados en el pie. Por ello, al estimular estos puntos con nuestros dedos incidimos sobre todas las zonas del cuerpo.