La figura clave para el buen funcionamiento de una empresa es el capital humano y los gerentes tiene sobre sus hombros una enorme responsabilidad ya que sus acciones, y toma de decisiones tienen un papel determinante en los resultados afectando al resto de la plantilla, la salud laboral, y desde luego su productividad.